Noticias

Ganadores de “Ficciones San Adrián”, Microcuentos

30 Mayo, 2017

Estimada Comunidad Escolar,

Queremos compartir con ustedes y destacar así a los ganadores de concurso “Ficciones San Adrián” realizado este año por el departamento de Lenguaje en conmemoración de la semana del libro y la lectura.

Estos son sus trabajos e imágenes de la premiación:

CATEGORÍA DE 7° BÁSICO A I° MEDIO

1° LUGAR

Ayuda

Me cuesta respirar. Veo todo cubierto por agua y no hay nada más que una abrumadora oscuridad. Quiero moverme, quiero salir. Quiero vivir.

Pero no consigo nada.

La desesperación no tarda en llegar, anulando cualquier pensamiento racional que me ayude a escapar- Ya no lo soportaba más.

Pero unas manos ajenas me toman y jalan de mí ayudándome a salir por un estrecho túnel con un haz de luz al final de este. Sin pensarlo más, me largo a llorar de alivio. Toda sensación de angustia se fue. Solo escucho a una voz decir:

-Felicitaciones, es una niña.

Javiera López Avilés I° A

 

2° LUGAR

El fin de una era siempre llega

Hoy desperté agradecida de la vida, me levanté y me reuní con un viejo amigo, uno muy incomprendido y maltratado. A lo largo de los años muchos lo despreciaron y maldijeron, pero al momento de perderlo lo trataron como oro. Lo encontré solo e indefenso tal cual yo ante la vida y juntos nos encaminamos a enfrentarla. Muchas veces él me ayudó, hasta que un día él decidió que nuestros años de amistad debían acabar y me llevó con una nueva amiga, después de todo 90 años cumplidos ya era suficiente.

Renata Fuentealba I°A

 

3° LUGAR

Liberté

El tiempo espera ansioso su canto.

Espera pronto verla encendida en llamas.

Llega el momento… pero no puede, no lo logra.

Lo intenta, no cede.

Y amanece. Y grita eufórica. Y comienza, canta su poesía prosaica. Baila, brilla. Se muestra, estalla. De mirada escueta y psique luminoso; estalla de nuevo y golpea y reluce.

Llora, llora, palidece de vergüenza, pequeña niña triste.

Valentina Pizarro I° A

 

CATEGORÍA DE II° A IV° MEDIO

1° LUGAR

Mi amigo el armario

Llevo más de una hora escondida en este lugar. Es aterradoramente oscuro y silencioso, como si mi escondite estuviera ayudándome, salvándome de aquel monstruo. Tengo la sensación de que el silencio es mi cómplice y la oscuridad mi compañera. En ese momento escucho un ruido. Esa cosa está acercándose, atenta a mis movimientos e incluso sensaciones. Quiere atraparme, dañarme como constantemente lo hace. Pero yo  no estoy dispuesta a seguir tolerando esta tortura. Puedo sentir como las sombras, atrapadas en esta profunda negrura, me advierten de que el peligro se aproxima.  Aquella bestia está muy cerca, tanto, que incluso puedo escuchar su respiración. En ese momento, las puertas del armario se abren y puedo darme cuenta de que mi perdición está frente a mí, sonriéndome. Quiero correr, pero no puedo. En ese momento, aquel engendro dice:

-Vamos cariño, deja de esconderte. Solo dale un abrazo a mamá.

Massiel Ramírez II° A

 

2° LUGAR

Pirata de antaño

Mi abuelo era un loco tuerto que vivía en el lado costero de la región. Solía hablar en rimas y era amante del licor. Me hablaba de sirenas y tesoros, de aventuras llenas de oro y plata. Caminábamos una vez por la playa, le agarraba el brazo, haciendo de bastón para una cojera que no iba a mejorar. Me sorprendió el silencio de mi abuelo, y más aún el aire melancólico que su rostro reflejaba. Miraba las olas, como un tesoro que jamás lograría poseer, como un hombre que jamás tocaría el mar.

Valentina Ávalos Tapia II° A

 

3° LUGAR

Mejor descafeinado

Simplemente no lo podía creer. Había destrozado una parte de él y me lo recriminaría por mucho tiempo. Todo a raíz de querer pasar el día perfecto junto a él. Era un día lluvioso. Estábamos en casa, solos frente a la chimenea. Mientras bebía café, él me contaba una de las cuantas aventuras que ha vivido (y acerca de las que aún le quedan por vivir). Fue en una de esas aventuras en la que no pude controlar mis emociones y le derramé el café encima.

Jamás volveré a leer un libro con una taza de café en la mano.

Constanza Riquelme Céspedes IV°B